Reclamar un despido improcedente: ¿Hay preaviso despido improcedente?

Reclamar un despido improcedente es un derecho irrefutable de todo trabajador o trabajadora, y por ende, engloba un proceso jurídico que muchas veces los empleados/as prefieren no afrontar. Sea por desconocimiento de la ley o porque estar inmerso en un procedimiento judicial suele ser tildado por el imaginario colectivo como un evento tedioso y acuciante, el caso es que menos de la mitad de afectados reclama un despido improcedente. Sin embargo, cuando un trabajador/a es destituido de una empresa injustamente, es importante que centre sus esfuerzos en saber cómo interponer una demanda, si hay preaviso en el despido improcedente y qué sucede tras la impugnación. 

La cantidad de consultas que recibimos en JDV Iuris & Consultants sobre cómo reclamar un despido improcedente es muy elevada. Queremos por tanto,  junto con nuestro departamento especializado en Derecho Laboral, desglosar información clara y precisa acerca de cómo interponer la demanda tras discrepar los motivos expuestos por la empresa, y si hay preaviso en el despido improcedente.

Cómo saber si tengo un caso de despido improcedente sobre mí

Un despido improcedente se ejecuta cuando la empresa toma la decisión de rescindir de los servicios de un trabajador/a sin motivos válidos. Para que este cese laboral aparentemente injusto tenga esta distinción, el empleado/a debe impugnar ante la justicia para que un juez, tras un estudio transparente y exhaustivo del caso, dictamine si existen o no causas que justifiquen la extinción del contrato.

Entonces, se puede reclamar un despido improcedente cuando:

  • Se incumplen con los parámetros formales: Se refiere a esas situaciones en las que la rescisión laboral no ha sido presentada formalmente, no hay fecha estipulada, o los motivos del despido no se especifican en el documento. La ausencia de estas premisas abre camino para que los empleados/as interpongan una demanda contra la empresa. 
  • Se incumplen con las obligaciones materiales: En este caso, la empresa no aporta las pruebas necesarias para demostrar que las causas planteadas en el escrito formal son válidas. Por tanto, el despido disciplinario u objetivo contemplado por la empresa automáticamente se trasforma en un despido improcedente.  

Tipos de despidos

En el entorno laboral existen 2 clases de despidos que están sujetos a motivos y que son irrefutables, siempre y cuando los empleadores/as sean capaces de demostrarlo. Estos son:

  • Despido objetivo: Normalmente responde a causas económicas, técnicas, organizativas o de producción. En otras palabras, consiste en un tipo de despido que reside en motivos ajenos al empleado/a, es decir, que no deriva de una acción imputable, sino de asuntos alusivos a la empresa en sí misma. 
  • Despido disciplinario: Es cuando se decide rescindir del contrato del trabajador/a por ejercer conductas que vulneran las normas de la empresa. Por consiguiente, no es necesario el preaviso. Ahora, si la organización no sustenta estos motivos con pruebas, el empleado/a podrá reclamar un despido improcedente.
preaviso despido improcedente

Llegados a este punto, todo parece indicar que el preaviso en el despido improcedente no es viable (lo explicaremos más adelante). Sea como fuere, también existen 3 tipos de despidos dependiendo de si están o no sujetos a Derecho:

  1. Despido procedente: El motivo de la destitución laboral está justificada.
  2. Despido improcedente: Se declara al constatarse que las causas del despido son injustas.
  3. Despido nulo: La rescisión del contrato representa un acto discriminatorio prohibido en la Constitución, o se lleva a cabo violando los derechos y libertades públicas del trabajador/a, como por ejemplo, ser despedido por padecer alguna discapacidad o por pertenecer a algún grupo étnico, entre otros escenarios.

Así se debe reclamar un despido improcedente

Cuando un trabajador/a está disconforme con los motivos estipulados en la carta de despido ,está en su pleno derecho de reclamar un despido improcedente. Para interponer la demanda, además de saber si existe o no preaviso en el despido improcedente, resulta fundamental que:

  1. Exprese su desacuerdo con los motivos del despido. Al recibir el escrito formal con causas (o sin justificaciones) que desvirtúan la realidad, el empleado/a debe manifestar su disconformidad, respondiendo la carta de despido con la mención «No conforme».
  • Presente la conciliación administrativa en 20 días hábiles. Una vez se ha prescindido de los servicios del empleado/a, en los próximos 20 días hábiles éste debe dirigirse al Servicio de Mediación, Arbitraje y Conciliación (SMAC) autonómico pertinente. Tiene que ir con los datos de la empresa para presentar el caso y que esta entidad se encargue de enviar la citación en aras de iniciar el acto de conciliación. 
  • Inicia con el proceso de conciliación. El propósito de la conciliación es evitar el juicio y que ambas partes (empleado/a-empresa) lleguen a un acuerdo. En el proceso existe la posibilidad de que la compañía resienta de los motivos contemplados en el escrito formal y lo declare como despido improcedente, indemnizando al trabajador/a, incluso readmitiéndolo/a.
  • No hay acuerdo, procede con la demanda. Si el intento de conciliación fue  estéril o han pasado más de 15 días si realizarse el acto, el empleado/a puede presentar una demanda judicial ante el Juzgado de lo Social, y el plazo de 20 días  que había sido suspendido al presentar el papeleo se reinicia donde fue interrumpido.

Es importante resaltar que cuando se toma la decisión de reclamar un despido improcedente, en la fase de conciliación no es obligatorio contar con el respaldo de un abogado/a. Sin embargo, la asesoría de un letrado/a especializado en la materia durante cada etapa, puede aclarar el panorama del trabajador/a sobre si hay preaviso en el despido improcedente, cuánto debe pagar la empresa y mucho más.

¿Qué pasa tras la interposición de la demanda?

Cuando se presenta la demanda, el juez, partiendo de las pruebas y de las investigaciones realizadas, puede declarar el despido como procedente, improcedente o nulo.

En general, el juez califica el despido como improcedente. Lo que sucede después es que la empresa readmite o paga al empleado/a, la indemnización más alta contemplada en la Ley que implica 45 días por año, por la antigüedad producida antes de febrero de 2012 y 33 días posteriormente.

El preaviso en el despido improcedente ¿Es obligatorio?

Comúnmente las empresas suelen reconocer, antes de comunicar oficialmente la excitación laboral, que el despido que han de realizar es improcedente. Por tanto, saben que la recisión del contrato no responde ni a motivos objetivos ni disciplinarios.

En estos escenarios en los que las compañías no niegan la improcedencia del despido y se muestran receptivos a realizar la indemnización, no existe tal derecho de exigir la compensación por preaviso en el despido improcedente.

La indemnización por despido injustificado, además de ser mucho mayor a la del despido objetivo, también incluye el preaviso por el hecho de no comunicársele al empleado/a. Ahora, dado que no existe derecho a preaviso ni en el despido disciplinario (como se comentó anteriormente), ni en el despido improcedente, lógicamente el preaviso solo es obligatorio cuando hay motivos objetivos.

Conclusiones

Si la extinción laboral nos llegó por sorpresa, y desafortunadamente estamos inconformes con los motivos expuestos por la empresa, saber cómo reclamar un despido improcedente nos permitirá proceder rápidamente en aras de evitar ser víctimas de un acto de injustica laboral.

He aquí la importancia de conocer nuestros derechos como trabajadores/as, ya que hay compañías que suelen realizar piruetas “legales” con tal de pagarle una indemnización menor a sus empleados/as.

En JDV Iuris & Consultants contamos con un despacho conformado por abogados/as especializados/as en Derecho Laboral, que ponen sus conocimientos al servicio de vuestras necesidades, ya sea para enseñaros cómo actuar en esta situación o brindaros asesoría sobre cuánto deberéis cobrar tras un despido injustificado, si hay preaviso en el despido improcedente, entre otros aspectos alusivos a ceses laborales.

Deja un comentario

Contáctanos