Derecho de Seguros

Reclamaciones de Seguros

Los seguros son contratos mediante los cuales, a cambio de cobrar una prima (precio del seguro), la entidad aseguradora se compromete, en caso de que se produzca un siniestro cubierto por dicho contrato, a indemnizar el daño producido o a satisfacer un capital, renta u otra prestación convenida.

Mediante una póliza de seguro se persigue cubrir un riesgo concreto, que en caso de producirse la compañía aseguradora responderá dentro de los límites asegurados.

Sin embargo, ante un siniestro no son pocas las ocasiones en que la aseguradora y el asegurado o perjudicado no se ponen de acuerdo sobre el importe de la indemnización.

derecho de seguros abogados

Construyendo Soluciones

Alineados con la Excelencia

Cómo profesionales en materia de Derechos de Seguro, asesoramos a nuestros clientes en materia de contratación de seguros, analizamos e interpretamos el contrato de seguro, y, gestionamos la reclamación de indemnización por la cobertura de la póliza ante un siniestro, valorando las lesiones y daños particulares en cada caso concreto.

Nuestra Metodología

  • Estudio e interpretación del contrato de seguro.
  • Ofrecemos una asistencia letrada integral y especializada a cada supuesto y cliente.
  • Analizamos valoración de los daños materiales, corporales, personales (lucro cesante y daño emergente), morales, incapacitaciones, y demás factores.
  • Gestionamos íntegramente la reclamación frente a la compañía aseguradora.
  • Informamos al cliente, de forma continua, de las resoluciones recaídas y actuaciones realizadas, para que tenga un conocimiento íntegro del curso del procedimiento.

Pon tu tranquilidad en nuestras manos.

abogado experto en seguros

Cristian Sánchez
Departamento de Derecho de Seguros

Preguntas frecuentes

Esta es una de esas preguntas frecuentes que con carácter habitual nos hacemos demasiado tarde. De hecho, habitualmente hasta que no recibimos la oferta ridículamente baja de la aseguradora no nos decidimos a acudir a un abogado que pueda enderezar el expediente que el cliente con su inacción ha convertido en un problema difícil de resolver (rehabilitación en un centro inadecuado, gastos mal acreditados, pruebas radiológicas no efectuadas, nexos causales rotos, plazos al límite del desastre, etc)

Un adecuado asesoramiento legal posibilita desde un principio no conceder ventaja a la compañía de seguros.

Para poder percibir una indemnización por los daños o lesiones sufridas en un accidente de tráfico será necesario probar el hecho causante. Asimismo, el perjudicado debe comunicar el siniestro a la aseguradora previo a la interposición de la demanda judicial.

La aseguradora deberá satisfacer al perjudicado el importe de los daños personales y materiales sufridos en su persona, así como los gastos y cualquier perjuicio que se hubiera generado. 

La aseguradora, en el plazo de 3 meses a contar desde la recepción de la reclamación del perjudicado, estará obligada a presentar una oferta motivada de indemnización siempre y cuando considerara acreditada la responsabilidad y cuantificado el daño ocasionado. En caso de considerarlo acreditado, deberá rechazarlo motivadamente.

El perjudicado o sus herederos disponen de acción directa frente al asegurador para exigir la satisfacción de los referidos daños, que prescribirá por el transcurso de un año.

Un siniestro es un elemento clave en un contrato de seguro. Nos encontramos ante un siniestro cuando se ha producido alguno de los hechos asegurados recogidos en la póliza de seguros. Existen una gran variedad de siniestros atendiendo al tipo de seguro en cuestión y las condiciones de cada póliza.

La duración del contrato viene expresamente determinada en el clausulado de la póliza, la cual no podrá fijar un plazo superior a 10 años. Este plazo máximo será prorrogable por periodos no superiores a un año cada vez. 

Las acciones que se deriven del contrato de seguro prescribirán en el plazo de 2 años si  se trata de seguro de daños y de cinco si el seguro es de personas.

La aseguradora no estará obligada a indemnizar cuando el perjudicado no pudiera acreditar el nexo causal de los daños con el siniestro producido.

Además, la aseguradora podrá ejercer el denominado derecho de repetición frente al asegurado, cuando los daños fueran causados dolosamente por el perjudicado, la inexistencia o agravación en la declaración del riesgo del asegurado, el impago de la prima, la falta o retraso de la comunicación del siniestro, entre otras.

En el supuesto de que la aseguradora no cumpliera con su obligación de pago dentro del plazo legalmente estipulado en el artículo 276 de la Ley de Instituciones de Seguros y Fianzas, ésta deberá pagar al acreedor (cliente) una indemnización por mora.

Los periodos de carencia implican que debes esperar un tiempo determinado desde que comienzas a disfrutar de las ventajas de la póliza para poder acceder a ciertas garantías.