Cuándo un despido es improcedente: derechos de un trabajador despedido

A la pregunta de cuándo un despido es improcedente, debemos revisar el fondo y formas de la acción. Jurídicamente, será cuando el empleador incumpla las determinaciones legales establecidas en la norma, o también cuando no haya una justificación fehaciente que respalde el despido del trabajador/a. En tal caso, los derechos de un trabajador despedido debemos de conocerlos a la perfección para contar con garantías de defensa y poder actuar con rapidez y agilidad ante la empresa.

Cuando, por lo tanto, nos percatemos de que los requisitos que la empresa ha de cumplir cuando procede a despedir disciplinariamente a un trabajador no se cumplen, será el momento de declarar improcedente el despido yendo a la justicia a demostrarlo.

Sepamos más de cuándo un despido es improcedente y de qué derechos tiene un trabajador cuando se le comunica el despido de acuerdo a la legislación laboral vigente en el Estatuto de los Trabajadores y también en los convenios colectivos.

Cuándo un despido es improcedente

Como decimos, si no estamos de acuerdo con las razones del despido, dejamos el caso en manos de nuestro abogado laboralista para que lo presente ante el juez. Será éste quien diseccione los hechos, compruebe las causas, y a la postre determine si el despido vulnera los derechos del trabajador o por el contrario sí se ajusta a la normativa.

En este punto terminaremos si antes no se ha llegado a un acuerdo entre las partes involucradas en el acto de conciliación ante el Servicio de Mediación Arbitraje y Conciliación – SMAC,  previa presentación ante el juez de dicha papeleta de conciliación que concluyó en desacuerdo entre empresa y trabajador.

Un despido es improcedente cuando:

  • No se cumplen las obligaciones formales del mismo
  • No se cumplen las obligaciones materiales del mismo

Respecto a las primeras, quiere decir que si el despido, por ejemplo, no se ha presentado por escrito, carece de la fecha del mismo o no se enumeran las causas que los justifican, dará lugar a uno de los más importantes derechos del trabajador despedido:  impugnar ante la justicia.

En relación a los requisitos materiales, existe la posibilidad de transformar un despido improcedente en un despido disciplinario u objetivo, si se demuestra que el empleador carece de pruebas irrefutables para respaldar las causas objetivo o disciplinarias que alega. 

¿Qué despidos existen?

Le preguntamos a nuestro abogado especialista en laboral, Albert Vilà, sobre los tipos de despidos que hay:

Se dan 3 contextos jurídicos que determinan el tipo de despido que es en función de si se ajusta a la normativa o la vulnera. Y también hablaríamos de 3 tipos de despidos en función de las causas que los hayan provocado. Si atendemos a su respeto normativo, tendríamos::

  • Despido nulo
  • Despido procedente
  • Despido improcedente

Si por el contrario, atendemos a las causas que lo provocaron, nos encontramos con despidos:

  • Objetivos: Se consideran causas objetivas las que han empujado a la empresa a prescindir del trabajador. Éstas podrían ser económicas, organizativas, técnicas y de producción.
  • Disciplinarios: Actuar en contra de las normas y directrices disciplinarias de la empresa es motivo de despido disciplinario.
  • Colectivos: Cuando el despido es conjunto e implica a un número/porcentaje determinado de empleados: 10 trabajadores (En empresas de menos de 100 trabajadores); 10% de trabajadores (Entre 100 y 300 trabajadores); 30 trabajadores (En las empresas que ocupen más de 300 trabajadores)”

Derechos de un trabajador despedido

Cuando un trabajador es despedido, puede perfectamente no estar de acuerdo con tal decisión, especialmente si el tipo de despido no se ajusta a la realidad laboral que se haya venido aconteciendo. Es entonces cuando aflora uno de los principales derechos de un trabajador despedido:

  • Firmar la hoja de despido como “NO CONFORME”
abogados despido improcedente en Barcelona

A la firma, debe acompañarle la fecha de la misma para que quede constancia de la postura del individuo (siempre, si la empresa no la proporciona, solicitar una copia del documento de notificación del despido).

Otros derechos de un trabajador despedido:

  • Que se recojan las causas de la extinción laboral en la carta de despido recibida de parte de la empresa (siempre que el despido no sea de un contrato temporal, donde no será obligatorio por parte de la empresa hacer notificación por escrito alguna).
  • Derecho de indemnización (ingreso previo, cheque o en efectivo, pudiendo llegar a un acuerdo con la compañía para dividir el pago en diferentes ingresos).
  • Si se demuestra que es un despido improcedente, el trabajador podría ser readmitido en la empresa si ésta así lo determina en detrimento de una indemnización económica (si el trabajador es representante delos trabajadores o delegado de personal, podrá él o ella elegir entre ser readmitido o la indemnización, y no dejarlo en manos de la empresa).
  • Opción de la papeleta de conciliación ante el servicio de conciliación correspondiente que tenga cada CC.AA. si se prevé presentar demanda ante los tribunales en contra del despido.
  • Impugnar judicialmente el despido (plazo de 20 días hábiles desde la fecha oficial del despido).

Pasos para impugnar cuando un despido es improcedente

Lo primero, presentar la papeleta de conciliación para tratar de evitar el juicio entre las partes. En un periodo de tiempo de no más de 15 días, tendría lugar el acto de conciliación.

Si no hay acuerdo (la empresa no se ha presentado al acto, o sí que se ha presentado pero las dos partes siguen enfrentadas) tocará presentar demanda ante los juzgados de lo social.

Si la decisión final es impugnar cuando se cree que un despido es improcedente, hay que tener grabado a fuego el periodo legal establecido para presentar la correspondiente demanda en el juzgado de lo Social de la localidad donde esté emplazada la compañía:

  • Máximo de 20 días hábiles desde la fecha que figure en la carta de despido.

Aconsejamos proceder de la mano de un despacho especializado en Derecho Laboral y Seguridad Social como somos por ejemplo JDV Iuris & Consultants, para evitar que el escrito de la demanda obvie información crucial para el devenir de la futura sentencia.

Hablamos por ejemplo de datos, entre otros, relacionados con:

  • Los hechos acaecidos
  • Datos fidedignos de lugar de trabajo, categoría laboral, antigüedad, salario y otras particularidades del puesto si las hubiese
  • Fecha y forma del despido
  • Órgano oficial que procesa la demanda
  • Información precisa del denunciante (incluye si era representante legal o sindical o si era afiliado a algún sindicato)
  • Súplica y firma del documento

Velar por los derechos del trabajador despedido lo conseguiremos si es representado por letrados especializados en el área legal, ya que si no, caer en errores comunes administrativos y de forma haría que la demanda cuando un despido es improcedente no se llegase a tramitar.

Recomendaciones sobre los derechos de un trabajador despedido

Cuando un despido es improcedente, en la mayoría de ocasiones la empresa lo plantea como un despido procedente para así limitar la indemnización económica a pagar al trabajador. Por eso siempre se recomienda firmar como “NO CONFORME” y tratar el asunto con más calma con la ayuda de profesionales jurídicos especializados.

derechos de un trabajador despedido

Para asegurar los derechos de un trabajador despedido, se recomiendan ciertas precauciones durante el proceso judicial, tales como:

  • Como decimos, ponerse en manos de abogados laboralistas especializados.
  • No firmar ningún documento procedente de la empresa (sólo la carta de despido con el ya mencionado “NO CONFORME”).
  • Actuar profesional y adecuadamente hasta el último día de obligación laboral, siempre que la notificación del despido se haya presentado por escrito, porque verbalmente no es vinculante y se debe ir al puesto de trabajo normalmente.
  • Antes del último día, recabar y recopilar toda la información, documentación, emails, etc, de nuestro trabajo en la empresa (importante el ordenador y todo lo alojado en el disco duro).

Conclusiones

Si no nos esperamos un cese laboral, las dudas del por qué ha ocurrido son inmediatas. Saber cuándo un despido es improcedente nos ayudará a actuar con agilidad y, si sospechamos que ha habido irregularidades, impugnar y pelear por un desenlace justo.

Por eso debemos conocer los derechos de un trabajador despedido para no dejarnos avasallar por la empresa, que generalmente se las tratará de ingeniar para pagar menos indemnización de la que correspondería, entre otras acciones a vigilar.

En JDV Iuris & Consultants disponemos de un departamento integral especializado en Derecho Laboral que evita estas vulneraciones de los derechos del trabajador. Estamos a vuestra disposición con una primera consulta gratuita.

1 comentario en «Cuándo un despido es improcedente: derechos de un trabajador despedido»

Deja un comentario

Contáctanos